Solano y su gente

Dos nuevos detenidos en la investigación por el crimen del abogado desaparecido

Se trata de un hombre de 39 años y una joven de 18, quienes fueron apresados tras una serie de allanamientos en la zona sur del conurbano ordenados por el fiscal Ariel Rivas. Salvador Altamura está desaparecido desde el 13 de julio.

Dos personas fueron detenidas en las últimas horas en el marco de la investigación por el secuestro y crimen del abogado Salvador Altamura, desaparecido desde el 13 de julio último en Quilmes, informaron fuentes policiales.

Se trata de un hombre de 39 años y una joven de 18, quienes fueron apresados tras una serie de allanamientos en el Gran Buenos Aires ordenados por el fiscal Ariel Rivas, que cambiará la carátula de la causa de “privación ilegal de la libertad” a “homicidio criminis causa y robo agravado”.

Fuentes policiales informaron a Télam que el 26 de agosto había sido detenido en Entre Ríos un hombre de 52 años, quien tenía una relación sentimental con la joven sospechosa, por lo que ya son tres las personas involucradas en el caso.

A partir de esa detención, las tareas investigativas por parte del personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes continuaron respecto al análisis de grabaciones, comunicaciones, redes sociales y escuchas telefónicas sobre los familiares y allegados de la joven sospechosa.

Mediante esas pruebas, los investigadores establecieron que el hombre había cometido el crimen junto a otras personas.

Con esos datos, el fiscal Rivas dispuso 10 allanamientos de urgencia en los que la DDI detuvo a los dos acusados.

Además de las detenciones, la Policía secuestró 22 teléfonos celulares, 8.800 pesos, una moto Honda presuntamente adquirida con el robo a Altamura, otras dos marca Motomel, dos bicicletas de alto valor, cuatro CPU y cinco notebooks, entre otros elementos de interés.

“Le pedimos por favor que ahora con todo lo que tienen la fiscalía trabaje para que no salgan nunca más”, dijo a Télam Lilia Altamura, hermana de la víctima.

La desaparición
Salvador Altamura (48) era abogado pero no ejercía la profesión, corría en forma amateur carreras de motociclismo, había vendido una empresa de polietileno y polipropileno, y actualmente continuaba con la importación de las materias primas para ese rubro industrial.

Lo último que se sabe del hombre es que el 13 de julio se iba a juntar a caminar con un amigo.

Ese día una cámara de seguridad captó a las 18.06 a un hombre montado en la moto Honda CRF 250 roja y blanca del abogado Altamura que pasa por el frente de su edificio de la calle 25 de mayo al 200, de Quilmes.

Si bien en un principio se creyó que era Altamura la persona que se ve llegar circulando, aminora la marcha y luego acelera para seguir de largo. Ahora los investigadores sospechan que pudo haber sido ese amigo por su contextura física y su posición de manejo.

Alrededor de las 4.30 del martes 14, las cámaras del edificio de Altamura captaron otra vez la imagen de la llegada de la moto Honda del abogado pero montada por otro hombre de distinta contextura física, ya que el desaparecido mide 1,90 metros y el que llegó en su moto era más bajo y más robusto -como su amigo-, aunque usaba el mismo casco.

Según denuncia la familia, esa persona permaneció cerca de una hora y media en el edificio y luego se retiró.

El 26 de agosto, el amigo quiso cruzar en bicicleta a Entre Ríos y cuando fue identificado, los policías de esa provincia detectaron a través del Sistema Federal de Comunicaciones Policiales (SifcopI), que tenía un pedido de captura por “robo agravado en concurso ideal con privación ilegitima de la libertad coactiva”.

Al momento de su detención, el sospechoso tenía sin poder justificar su origen: 386.642 pesos y 1.500 dólares.

FUENTE: Perspectiva Sur