Solano y su gente

Conflicto, agresiones y denuncias cruzadas en disputa por una casa

El caso del policía acusado de balear la casa en la que vive su hermano en el barrio de La Cañada, en Quilmes Oeste, tuvo un nuevo episodio violento en las últimas horas, con una gresca entre familiares y denuncias cruzadas por lesiones y por supuestos abusos sexuales a menores.

El conflicto tuvo difusión pública luego de que el pasado 28 de enero, minutos antes de la medianoche, balearan desde dos autos el frente de un domicilio en la calle 889 al 1200. Por el hecho, la hija de la víctima sindicó a su primo y a su tío, quien al igual que ella es efectivo policial, y se inició en la Comisaría Quinta una causa por “abuso de armas”.

Según trascendió, se trata de un conflicto entre hermanos que se disputan la casa donde vive el padre de la denunciante, que sería una herencia de los padres fallecidos de estos. En la ocasión, Policía Científica levantó los casquillos que quedaron en la vía pública y la fiscal Mariana Curra Zamaniego notificó de la imputación a los sindicados, no tomando la medida de arresto para con ellos pese a que tenían una denuncia previa por “lesiones leves”. 

Ahora, el fin de semana último se produjo un enfrentamiento entre ambas partes en la calle que demandó la intervención policial para cesar los disturbios. Una de las hermanas del morador de la vivienda en cuestión lo denunció por supuestos abusos sexuales contra sus 14 sobrinos. De este modo, es el fiscal Alejandro Ruggieri quien deberá investigar si la grave denuncia tiene asidero.

FUENTE: Perspectiva Sur